fbpx

Nuestra historia de dignidad...

En la Sección 9 Democrática nos organizamos las maestras y maestros de Preescolar, Primaria y Educación Especial de las escuelas públicas de la Ciudad de México, estamos afiliados corporativamente al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), cuya dirigencia charra no representa los intereses de las bases y usa facciosamente las cuotas sindicales de más de un millón y medio de trabajadores.

Participamos en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que representa la dignidad magisterial que camina por todos los rincones del país, cuya lucha ha sido ejemplar y heroica, que resistió el vendaval neoliberal de las últimas 4 décadas, cuyas políticas de desmantelamiento de la educación pública y contra los derechos de los trabajadores ha encontrado un dique en la movilización de miles de maestros y que derrotó la llamada reforma educativa en el sexenio de Enrique Peña Nieto y que aún no terminan de resarcirse los daños en vidas, libertad y empleo de muchos maestros que enfrentamos una guerra contra el magisterio y la educación pública en México.

El pasado 17 de abril se cumplieron 31 años de la histórica huelga de miles de maestros que se conoce como Primavera Magisterial por que floreció la democracia sindical, recuperamos el poder adquisitivo del salario y democratizamos la Sección 9 y otras secciones recuperando la casa de los maestros en Belisario Domínguez 32, Colonia Centro Histórico y sede de la CNTE.

La lucha ha sido sin cuartel, el Comité Ejecutivo Seccional nombrado en el XXI Congreso Seccional el 14 de marzo de 2020, es digno heredero de la lucha magisterial y en memoria de los caídos sabrá estar a la altura de las circunstancias que nos tocan vivir. El compromiso es luchar por el relevo seccional estatutario sin condiciones para seguir representando a la base y encabezar la lucha por mejores condiciones de vida y de trabajo; realizando una gestoría que beneficie a todos, defendiendo siempre los derechos.

Es tiempo que los maestros de la Novena Democrática ejerzamos la autonomía pedagógica desarrollando el proyecto de una educación emancipadora y exijamos los cambios que correspondan a una verdadera transformación y democratización de la educación, junto a la democratización del SNTE y del país, ejes estratégicos de la CNTE.

“El mejor modo de defender nuestros derechos es conocerlos bien; así se tiene fe y fuerza”. José Martí

Así nació la CNTE; así nacimos...

El origen de la CNTE está en la Escuela Normal Superior de México. Ahí se juntaba la plebe, la maestrada dijeran los chiapanecos. Llegábamos a los cursos de verano de julio y agosto a hacer alguna especialidad. Llegábamos miles de maestros de todas partes de la república a estudiar la Normal Superior y el tema de conversación y de discusión era ese; la democratización de nuestro sindicato y el cómo hacerle para enfrentar al SNTE y a su secretario general vitalicio Carlos Jongitud Barrios y a su grupo de matones llamado Vanguardia Revolucionaria.

La inconformidad era ya mucha, la manera anti democrática en que se ejercía el control en el sindicato, la represión que se desataba en contra de los activistas en los estados, el terror que sembraban en la disidencia. Ahí ante esa realidad, veíamos la necesidad de crear una estructura, una organización nacional que enfrentara al cacicazgo de Carlos Jongitud Barrios que era el Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el sindicato más grande de América Latina creado en 1943 con la intención de corporativisar y controlar a los trabajadores de la educación.

Éramos la efervescencia pura, ahí nos juntábamos diferentes colectivos, diversos activistas, además de que estaba fresquecita la victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua y toda esa llama de la revolución en Centroamérica nos animaba, nos motivaba y nos llamaba a la lucha. Ahí en la Normal se planeó, ahí fue donde se empezó a gestar todo y se empezó a tejer junto con los activistas y organizaciones que ahí existían, que eran pequeñas, no organizaciones grandes toda esa rebeldía que ahora se llama Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

En diciembre se convocó en Chiapas al PRIMER FORO DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN, para los días 17,18 y 19 de diciembre de 1979 en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, ahí en la Escuela Normal Rural Mactumactzá en donde llegan grupos de profesores inconformes de distintas regiones del país y acuerdan crear la CNTE que entre sus objetivos planteados fue la de democratizar al SNTE, democratizar la educación como nuestra materia de trabajo y democratizar al país. Ahí a esa reunión llegan maestros del Valle de México, Chiapas, Tabasco, Morelos. Hidalgo, maestros de la Laguna y curiosamente Oaxaca no llegó a la conformación de la CNTE. Ahí nació la organización de maestros más firme en la historia de México, que le ha hecho frente al SNTE, al gobierno mexicano, al sistema y al orden económico, político mundial. (OCDE, FMI, BM).

Fue una lucha heroica y la reacción inmediata del charrismo ante este surgimiento fue de inmediata represión, captación de dirigentes otorgándoles dobles plazas, créditos hipotecarios, ascensos a cargos de supervisores escolares y los que no aceptaban se les perseguía con cárcel, golpes, ceses, despidos, represión hasta llegar al asesinato, afortunadamente la firmeza en la convicción de los compañeros logra que la CNTE se mantenga viva. A partir de ahí, se empiezan a ganar los Comités Ejecutivos Seccionales en los congresos. En Chiapas se gana la Sección Siete con Manuel Hernández a la cabeza como su Secretario General. En Oaxaca el 1 de mayo de 1980 se subleva el magisterio y una gran efervescencia cunde en todo el estado rebelándose contra el comité charro. Conquista Oaxaca su primer Comité Ejecutivo Seccional Democrático con Pedro Martínez Noriega a la cabeza como su Secretario General y de ahí Oaxaca empieza a escribir su propia historia y se consolida. Posteriormente más secciones se democratizan y se ganan las secciones 40 de Chiapas, Sección 9 del Distrito Federal, Sección 18 en Michoacán, Sección 14 en Guerrero.

En abril de 1989 la CNTE logra consolidar la primera gran huelga histórica nacional con su lema democracia sindical y aumento salarial. Como producto de esa huelga cae Carlos Jongiutud Barrios el segundo cacique en la historia del SNTE que desde el 22 de septiembre de 1972 parecía intocable. Todo esto viene a colocar a la CNTE como una de las organizaciones más importantísimas en la historia de la vida nacional. Una organización con presencia en la lucha social de México y América Latina.

César Martínez, 2016.

Y aún nos falta mucho por contar e historia que forjar ... ¡HASTA LA VICTORIA, CNTE!